Viernes casual



En estos días, uno de mis primos, me dijo que una empresa europea había propuesto la realización de un día diferente entre empleados: un viernes desnudo. Le dije que era absurdo, a menos que se tratase de una productora de películas porno.
Pero cuando investigué, me llevé la sorpresa de que sí es cierto. La idea salió de una empresa de marketing en Reino Unido y fue transmitida en televisión, bajo el formato de telerrealidad. Me pareció que era como extraño, ilógico e incómodo. Esta gente definitivamente había llevado el viernes casual a otro nivel.
Me puse a pensar al respecto y me di cuenta de que no es tan mala idea, aunque tiene sus contras
Lo bueno
  • Ya no habría que pasar media hora pensando qué vestir, lo que se convertiría en tiempo de calidad con la familia.
  • Se aprovecharía mejor el dinero. Ya no se gastaría tanto en ropajes, pues se usarían solamente en la casa y en sitios públicos.
  • Las empresas dejarían a un lado las partidas para artículos de oficina. Sería evidente si Martínez se está llevando la grapadora porque no podría ocultarla en ninguna parte
  • Nadie va a notar si no te peinaste nunca más. Espera, creo que habría que peinarse más
  • Nadie jamás te quitará la silla donde te sientas
  • Sentiríamos lo que vivieron Adán y Eva.. si ellos hubieran trabajado
Lo malo
  • ¿Dónde se van a guindar los bolígrafos las personas?
  • Más permisos pre y posnatales
  • Notar que la operación de senos de la jefa le dejó los pezones mirando para diferentes direcciones
  • Adiós faja, brassieres push-up y todo artilugio de engaño visual
  • Montones de lapiceros en el piso que la gente se negará a recoger
  • Con la crisis económica, pues podría dejar de ser una opción y convertirse en la regla

Publicado el 15 de octubre de 2oo9

4 comentarios:

Rodolfo Cuevas dijo...

Verdaderamente divertido...
Mi saludo.

periodista lilimar dijo...

bueno comprobara como es realmente los cuerpos de los compañeros de trabajo. hagamos lo mismo en clase así que nadie se copiara en una prueba.

Alondra dijo...

Cuando fui a la primera entrevista de trabajo estaba muy nerviosa,mi madre me dijo: "Hija seguro que no es mejor ni peor que tu, imagínatelo desnudo/a y verás como te sube la moral"...
Coincidió un caballero que estaba como un pan, los colores y la timidez se acentuó, pero resulta que buscaban una persona con ganas de aprender y yo daba el perfil. ¡Contratada!, desde entonces uso el truco cuando quiero darme ánimos jejejeje.
Un afectuoso saludo.

Ofelia Balderas Gallegos. dijo...

Ese tipo de viernes social de que relajaria, relajaria.
:D

Saludos.
Buen dia.