Viviendo el despecho. Vol I


Las personas se conocen, enamoran y se juntan por los siglos de los siglos. O puede ocurrir que se separen en el camino. Suele suceder. Es triste y lleva un largo proceso de curación, caracterizado por algunas de estas etapas:
A ahogarse en alcohol. No es buena idea si no sabes tomar, porque puede terminar haciendo el ridículo, llamando al amor previo a las tres de la mañana o, mucho peor, aparecerse en su casa a la misma hora. Resultado: bochorno y vergüenza.
¡Qué regrese! Puede ser una etapa del proceso. Implica el deseo de que quien se fue retome el camino de vuelta. Puede ocurrir por dos cosas: 1) No ha sido olvidado o 2) Quieres venganza. La primera opción es la ganadora de una buena abofetada, mientras la segunda puede ser divertida al principio y terrible al final. En cualquier caso, que no regrese (a menos que te haya dejado una deuda económica)
La rocola. Esta es la peor parte de todas. Cuando alguien está en proceso de duelo, puede comenzar a escuchar una lista de canciones para cortarse las venas. Unas canciones de Ana Gabriel, otras de Juan Gabriel, muchas de Olga Tañón y el resto compuesta por canciones rancheras de diversos cantantes. Lo sé por experiencia.. experiencia ajena. Mi vecino lleva tanto tiempo con el despecho que me sé el repertorio de memoria.
El placebo. Es el momento que se busca a alguien que ayude a acabar con tanta tristeza. Un clavo que saca otro clavo, para recuperar la autoestima perdida. Es alguien que nos ayuda a pensar "Oye, pero todavía estoy que ardo" La regla de oro es no hacerlo con la primera persona que se atraviese, sino con la primera persona que se atraviese que sepas que no tiene un pasado asesino o una colección de enfermedades venéreas.
Corrección de la vista. Es el final y la mejor parte. Te encuentras con tu ex algún tiempo después, entonces ves mejor, saludas por diplomacia y te preguntas "¿Y yo que le vi a este esperpento?" (Si vas con un nuevo amor, vale 100 puntos más)

Publicado el 19 de febrero de 2o1o

3 comentarios:

Marissel dijo...

jajajaja! Ciro David, muy bueno!!! y lo mejor es que todo es cierto, cada etapa y cada resultado! Creo que no lo dices tanto por experiencia ajena.. sino porque te sabes muy bien los pasos después del corte! Por cierto, en qué etapa estás tú ahorita?? yo en la primera!! ;) Saludos!

Alondra dijo...

Así mismito es, pero somos tan tontorrones que creemos que sólo nos pasa a nosotros.
Claro que duele menos cuando eres tú el que dice "hasta aquí me trajo el río"...
En fin, al final llegas a
la conclusión que aunque duela mejor vivir la experiencia.
Trinos y aleteos en tu ventana.

Ciro David dijo...

Claro que hablo desde mi experiencia (excepto la música, porque prefiero otra menos dramática)
Marissel: espero que sepas beber y que no te aparezcas en la casa de tu ex. Yo estoy en la última, cuando se encuentras y piensas "El amor es ciego definitivamente, porque esta vaina está muy fea"
Alondra: sí, definitivamente lo mejor es vivir el despecho cuando uno ha decidido terminar. Se sufre menos y se pasa a la búsqueda más rápido