Guárdame


Después de pasar toda la mañana actualizando la base de datos de una página web, finalmente me faltaba poco para terminar. Dos nombres más y ya estaba listo. Justo en ese instante todo se oscureció. Se había producido un apagón.
Mi primera reacción fue un grito desesperado. "¡NOOOOOOOOoooooooooo!" fue lo que alcancé a expresar. Inmediatamente me di cuenta de que tal vez había exagerado un poco. También me di cuenta de que la computadora en la que trabajo no tiene esa maquinita llamada Ups, que permite que tu equipo siga encendido por unos minutos mientras lo apagas correctamente.
Además me recordé que no había guardado en ningún momento. Pensé que eso de estar salvando el trabajo en todo momento es gastar un tiempo precioso. Por eso no lo hice en toda la mañana, para terminar más rápido.
Y es que desde que Venezuela tiene problemas con la electricidad, se producen apagones planificados y al azar. Ya nunca sabes cuando te podrías quedar a oscuras, así que, además de los documentos de identificación, uno debe andar con una vela.
Pero decidí tomarme mi desgracia con calma. A final de cuentas, es mi culpa no haber guardado nunca nada. Así, el lunes regresaré con mi frente en alto y con las ganas de repetir lo que ya hice antes, con el deseo de que no se vaya la luz. Aunque ya compré la vela, por si acaso.

Posteado el 13 de marzo de 2o1o

1 comentario:

Marissel dijo...

jajajaja!! tú si eres decente! Debe ser porque no eres del Zulia (creo yo). Aquí lo que solemos gritar cada vez que hay un bajón o un apagón completo es un muy sentido desde lo más profundo del corazón "Cooooo******* e*** tu (haciendo énfasis en la del mandatario nacional) ma****!!!!", en sus diferentes variantes! Creo que nos ayuda a drenar la arr*****!!! jajaja!