Tener gripa: remedios caseros


Estornudar en un lugar público puede desencadenar una tormenta de comentarios. Si lo acompañas con una tos frecuente, entras dentro de la categoría de lo que denomino "personas fregadas"

Tener gripe en esta sociedad es terrible. Es como si cada vez que tosieras, el aire expulsado dijera "Ayuda por favor, dame un consejo" Inmediatamente, saldrá alguien a preguntar "¿Qué estás tomando para eso?"

Responder que no estás ingiriendo nada es como pegarle una cachetada al interlocutor. Aunque no son ellos los afectados, sienten que tú no te estás cuidando. Es preferible decir cualquier cosa. Si no estás tomando medicamentos di algo como "En un momento voy a la farmacia para comprarme algo"

Si le dices que estás tomando algo de medicina natural, siempre saldrá alguien que te diga algo como "Eso no sirve. Toma un remedio de verdad" Si, por el contrario, dices que estás tomando algo preparado por una farmacéutica, alguien se quejará "Eso no sirve. Necesitas algo natural. Te voy a dar la receta de mi abuela"

El problema está en que hay tantas abuelas como medicamentos caseros. Entonces alguno dice "Eso se quita con ron seco" y otro le contesta "No, licuas un limón y te tomas lo que salga". Así puedes escuchar soluciones como "Miel con limón", "Ron con limón", "Miel a solas", "Ron con miel y limón" y otras mil variantes con los tres ingredientes.

Yo no sé si funcionan. Prefiero inclinarme por aquello que la ciencia ha aprobado y vende para ser tomado en dosis. Pero pienso comenzar a recomendar falsedades a todos aquellos que me sugieren recetas caseras. Les diré algo como "Sí, pero si les agregas vodka y un toque de whisky con unas gotas de tequila" Así, después de la borrachera, dejarán de tratar de emborrachar a los enfermos.. o le agarrarán el gusto.

Publicado el 18 de noviembre de 2o1o

No hay comentarios: