El lazo rojo (contra el VIH/Sida)


Mi madre es enfermera y trabajó durante muchos años con epidemias. Algunas tan sencillas como el Dengue o tan graves como el VIH/Sida. Si ibas a su trabajo, te educabas con los afiches en las paredes y si conversabas con ella, te daba unos buenos consejos (todavía los da, por cierto) o te contaba las historias de los pacientes.

Cuando uno crece con ese entorno, es normal que te comience a importar. Ya no puedes ser el mismo en cuanto a las enfermedades. Por eso, es normal que use el lazo contra el VIH/Sida. Ahora, lo que es anormal es la reacción de la gente.

Siempre me preguntan "¿Tú tienes Sida?", a lo que les respondo que no tienes que estar infectado para usar el lazo. Es una cuestión de apoyo, de propagar el mensaje.

Es decir, el VIH/Sida es algo que muchos prefieren desconocer. Piensan que no saber sobre la infección hace que las muertes desaparezcan. O que las personas infectadas con el virus deben ser tratadas de forma especial o ser separadas del resto. Sólo la educación es arma suficiente para prevenir la ignorancia.

Así que este 1° de diciembre, Día Internacional de la Lucha Contra el VIH/Sida, si alguien te ofrece un lazo rojo, no lo rechaces y piensa en todo el bien que puedes hacer, tan sólo usándolo.
___
Publicado el 30 de noviembre de 2o14

No hay comentarios: