¡Deja el fastidio! (Carta abierta a mi ex)

No entiendo muy bien nada de lo que pasa por tu cabeza. Cuando todo se acabó, me mandaste a la mierda. Yo me sentí mal por un momento. Después de todo, es un lugar muy marrón y con un olor bastante desagradable. Sin embargo, no era para quedarse de por vida. La gente sobrevive a estos casos.

El problema es que quizás debimos firmar un contrato de comportamiento futuro. Cada cual por su lado y sin ilusiones de volver en un futuro cercano ni lejano. Nuestro final fue peor que cualquier canción de Avril Lavigne, cuyos novios parecían dejarla a cada rato en terribles condiciones.

Tres meses después nos volvimos a encontrar. El hecho de que me abrazaras y yo no te devolviera el gesto, no significaba que se me olvidó cómo usar mis brazos. No quería poner mis extremidades a tu alrededor y punto. Pensé que era evidente, pero no entendiste el mensaje. O eso pareces decir por las siguientes tres veces que nos hemos visto y me has abrazado, a pesar de que no levanto ni la mano para darte una palmada.

Que me dediques canciones de amor ya no sólo no es válido, sino sumamente ridículo ¿No me las dedicaste antes y ahora sí? No seas cursi, que estás saliendo con alguien más.

Por cierto, que me intentes meter mano frente a tu nuevo amor me parece aberrante. No me gustan los triángulos amorosos. No me interesa ser parte de uno. De hecho, nunca me gustaron muchos los triángulos en general. En mis clases de geometría normalmente confundía al isóceles, el equilátero y el otro tipo.

Y si tu nuevo amor se da cuenta de todo, pero prefiere hacerse de la vista gorda, ese es su malvado problema. Yo no pienso hacer lo mismo. Claro, como buscaste dentro de nuestro mismo círculo de amistades, piensas que todos nos vamos a dar las manos y a cantar canciones en un prado soleado. Como sigas con el fastidio, me voy a echar polvo pica-pica en todo el cuerpo la próxima vez que te vea.

Que yo los salude no significa que soy pendejo. Ese trabajo se lo dejo a ustedes dos. Es sólo que me gusta estar en contacto con todos. Acá aclaro que me refiero al contacto humano, no contacto físico ni íntimo.

Si te sientes mal por dejarme, lo deberás solventar en tus ratos libres. Alguna vez me dijiste que como yo no encontrarías a nadie más en esta vida ¡Tenías razón! Yo también espero no encontrarme a alguien más como tú en esta vida, ni en las próximas. Ya pagué ese karma.

En conclusión: no me abraces, no me metas mano, no me intentes besar, no me mires con deseo y no me cantes canciones de amor. Hasta donde recuerdo, me dejaste en un restaurante, no en una cápsula del tiempo. Y si te sientes en la mierda, recuerda que me mandaste allí y salí. Tú también puedes hacerlo. A pesar de todo, deseo que seas feliz.. lejos de mí, claro.
___
Lee también 7 razones para regresar con tu ex

Publicado el 21 de julio de 2o13

2 comentarios:

maricarmen dijo...

Me gusto mucho.Unnsaludo

Ciro David dijo...

Gracias, MariCarmen. Un saludo, igual